Juguete

Necesitamos siempre la mirada del otro, que es mirada y es otro.

José Tolentino

En la caja de recuerdos de un niño un juguete no puede faltar.

Mi sobrino de 5 años, Guillermo, le hizo a Félix este supermario de hama beads, con todo su tesón y paciencia. Y es que no sólo esperábamos a Félix Jesús y yo, había muchísima gente con enormes ganas de conocerle.

1 hermano, 2 abuelas, 1 abuelo, 4 tías, 2 tíos, 2 primas, 2 primos, 2 tías abuelas, y cientos de amigos y amigas.

Yo “desde muy joven” he vivido lejos de la familia, así que no he tenido la oportunidad de que mis padres y hermanas conocieran mi entorno social de primera mano. Mi madre, después de sostenerme durante un mes, antes de marcharse de vuelta a su casa, me dijo que le había hecho muy feliz ver la cantidad de gente buena que me quiere.

Siempre había imaginado que, cuando te enfrentas a una tragedia, de lo que menos tienes ganas es de tener contacto con el exterior, pero la ingente cantidad de muestras de afecto y de cariño que recibimos esos días nos subieron en un globo aerostático desde el que pudimos contemplar las vistas desde arriba, mecidos por el viento.

No podría hacer una lista de agradecimiento incluyendo a todos los que han hecho suyo nuestro duelo.

Félix iba a ser un chico con mucha suerte.